¿Más frecuencia de entrenamiento?

Hoy en Press Banca Fitness os dejamos una opinión basada en estudios de nuestros amigo, Salvador Vargas.

¡Espero que os guste!

Interesante estudio recién publicado de Gomes et al., (2018). Hasta ahora y según los datos actuales que tenemos, la frecuencia de entrenamiento para sujetos avanzados en la consecución de hipertrofia era 2, es decir, trabajar cada grupo dos veces por semana con 72 horas de recuperación y dividiendo el volumen (Schoenfeld et al. 2015; McLester et al., 2000).

Hace como año y medio aproximadamente, en un almuerzo conversaba con uno de los grandes de España en esto del entrenamiento, el Dr. Jesús Rivilla García, la posibilidad de dividir el volumen total semanal con una frecuencia diaria. Entre otras cosas, por mi parte, le comentaba como sujetos a los que preparaba para las dominadas en pruebas para los cuerpos y seguridad del estado, me daba cuenta que con más frecuencia había más avances, incluso haciendo 2-3 series diarias de barra, en vez de 8-10 series tres días por semana con un día de por medio.

Pues bien, y retomando el estudio de Gomes, como vemos en la imagen, compararon un grupo que hacia una vez por semana cada grupo muscular (interesante observar este dato) y el grupo de máxima frecuencia donde todos los días de la semana sin recuperación realizaban un trabajo de todo el cuerpo, dividiendo como vemos en la imagen incluso 1 o 2 series solo por grupo/día. Algo que ya pensábamos con resultados positivos, además, sin diferencias significativas en fuerza y composición corporal.

Nuevas alternativas y propuestas de trabajo para salir de la monotonía para sujetos avanzados.

Salvador Vargas Molina
Prof. EADE-University of Wales Trinity Saint David
Lcd. Ciencias Actividad Física y Deporte
(Nº Colegiado: 58.248)
ECD-DBSS-Muscle & Science

¡Muchas gracias a todos los lectores pressbanquistas!

Twitter – @Press_Banca
Facebook – Press Banca Fitness
Instagram – @pressbanca

Repeticiones hasta el fallo: ¿son necesarias?

Hoy en Press Banca Fitness os dejamos un post destacado de 2016 de José López Chicharro (Doctor en Medicina y Cirugía por la Universidad Complutense de Madrid, Médico Especialista en Medicina de la Educación Física y el Deporte, Catedrático de Fisiología del Ejercicio por la Universidad Complutense de Madrid).

Las propuestas en relación a protocolos de entrenamiento de fuerza para el desarrollo de fuerza e hipertrofia son muy numerosos y variados. Como en otros ámbitos del entrenamiento no existe un único protocolo eficaz para cada adaptación objetivo, pero lo que si hay son protocolos poco eficaces cuando vulneran los pilares básicos de la fisiología.

Recientemente se han publicado los resultados de un estudio (Sampson y Groeller, 2016; Scand J Med Sci Sports 26:375-83) cuyo objetivo fue determinar los efectos del entrenamiento de fuerza con repeticiones hasta el fallo sobre las adaptaciones estructurales y neurales en los músculos flexores del codo. Los sujetos del estudio realizaron alternativamente durante 12 semanas distintas modalidades de entrenamiento de fuerza unitaleral de flexión de codo, con 3 sesiones a la semana, utilizando como resistencia el 85% 1RM. Los protocolos utilizados fueron: acortamiento rápido sin alcanzar el fallo (RS, concéntrica rápida, 2 s de excéntrica); acortamiento-estiramiento sin alcanzar el fallo (SSC, concéntrica rápida, excéntrica rápida); control al fallo (C, 2 s concéntrica, 2 s excéntrica). Antes y después del periodo de entrenamiento se evaluaron 1RM, contracción máxima voluntaria (MVC), área transversal muscular (CSA) y activación muscular (EMGRMS) de agonistas, antagonistas y músculos estabilizadores. El número de repeticiones por serie fue significativamente menor en RS (4,2) y SSC (4,2) que en C (6,1).

Se observó un aumento significativo de 1RM (30,5%), MVC (13,3%), CSA (11,4%) y EMGRMS de los agonistas (22,1%) sin diferencias entre grupos. En contraste, el EMGRMS de los antagonistas aumentó significativamente en SSC (40,5%) y C (23,3%), pero disminuyó en RS (13,5%).

Los resultados mostraron adaptaciones similares frente a tres protocolos de entrenamiento de fuerza, sugiriendo con ello que la repetición hasta el fallo no es un elemento crítico para alcanzar adaptaciones neurales y estructurales en el entrenamiento de fuerza.

Como comenté al inicio, en fisiología del entrenamiento no hay protocolos exclusivos para alcanzar las correspondientes adaptaciones. Es cierto que según ganemos en especificidad en relación al carácter de la adaptación deseada se estrecha el circulo de protocolos igualmente eficaces, pero para la mayoría de las personas que entrenan fuerza las adaptaciones objetivo se pueden lograr con diferentes protocolos, todos ellos eficaces.

¿Cada cuánto cambio de ejercicios?

Hoy en Press Banca Fitness os dejamos un nuevo post de Salvador Vargas.

Si quieres más tensión mecánica, si quieres generar más fuerza con un mínimo de tiempo bajo tensión que optimice la síntesis de proteínas debemos priorizar una serie de ejercicios como press banca, sentadillas o press militar (entre otros), mi objetivo es ir aumentando cada vez más los “kilos” que levanto (más TM) sin perder la técnica, por lo tanto no es necesario cambiar cada mes o cada dos meses todos los ejercicios, de hecho la mayoría deben mantenerse, multiarticulares/básicos/generales, de lo contrario perdería el control de cargas puesto que cambiar de ejercicios no me daría el feedback semanal para ir aumentando.


Ahora bien si el perfil es más de estrés, donde a la vez generemos más daño muscular es importante tener en cuenta que estímulos nuevos provocan que se desencadene estos últimos mecanismos mencionados, por tanto, y teniendo en cuenta que la tensión mecánica es el principal factor generados de hipertrofia, no más del 20%-30% de ejercicios debemos cambiar de “mes en mes”.

¡Saludos pressbanquistas!

Twitter – @Press_Banca
Facebook – Press Banca Fitness
Instagram – @pressbanca

Adrenalina, noradrenalina vs Preentrenos (2ª parte)

Hoy en Press Banca Fitness os dejamos un nuevo post de Lorenzo Javier Sánchez Postigo.

Adrenalina, noradrenalina vs Preentrenos (Segunda parte). Si quieres leer la primera pincha AQUÍ.

¡Espero que os guste!

Noradrenalina. Definición de neurotransmisor:

Sustancia que transmite los impulsos nerviosos en la sinapsis (región de comunicación entre la  prolongación citoplasmática de una neurona y las letrinas). Los neurotransmisores solo son activos en distancias muy cortas.

El funcionamiento del cerebro humano se basa en la transmisión de señales bioeléctricas.

Estas transmisiones implica la presencia de una serie de elementos que transmitan la información de una neurona a otra, siendo estos elementos los neurotransmisores. Existe una gran cantidad de estas sustancias provocando diferentes funciones, composición y lugar de recepción.

La noradrenalina es conocida como un neurotransmisor y hormona que actúa en múltiples puntos del organismo humano. Se trata de una catecolamina. Grupo de sustancias configurado por noradrenalina, dopamina y adrenalina, las cuales provienen de la tirosina y que junto a la serotonina, acetilcolina, glutamato, glicina, opioides ,anandamida, taurina y GABA forman parte de los principales neurotransmisores cerebrales.

A nivel cerebral esas sustancias presentan un efecto excitatorio. Participan tanto en la transmisión de mensajes entre zonas del cerebro como en el exterior poseyendo una gran participación en el sistema nervioso simpático.

El sistema nervioso simpático constituye una de las partes del sistema nervioso autónomo y contiene un componente sensitivo y otro motor, esto quiere decir, que se encarga de regular ciertas funciones como la actividad cardiaca, la respiración, la digestión, los patrones de sudoración, etcétera.

La síntesis de la noradrenalina, tal y como hemos mencionado, se genera a partir de la degradación de la tirosina. Dicha degradación de esta sustancia pasa por tirosina, dopamina, dopa noradrenalina y adrenalina haciendo pues un derivado de la dopamina (hormona de las emociones).

La síntesis de la noradrenalina se da especialmente en el núcleo cerebral conocido como lucus, y muchas regiones más con nombres irrelevantes para la comprensión de este post.

A partir de esta, y otras regiones cerebrales  más cercanas, se proyectan conexiones cerebrales.

También fuera del cerebro, la noradrenalina es también producida por el sistema endocrino siendo generada por las glándulas suprarrenales colocada sobre los riñones.

Las principales funciones de la noradrenalina, es además de actuar como hormonas dentro del sistema endocrino, las siguientes citadas y enumeradas:

1. Gestión del foco de atención.
2. Mantenimiento de vigilancia y consecuencia.
3. Influencia en el sistema cardiovascular.
4. Respuesta de lucha y huida.
5. Motivación.
6. Regulación del estado de ánimo.
7. Estrés, agresividad y conducta sexual.

Enumeradas las funciones que genera la noradrenalina, junto a su amiga la adrenalina y otros neurotransmisores que podemos encontrar en alimentos, podemos darnos cuenta de que realizar actividades físicas durante el día, o mínimo de 4 a 6 días a la semana, nos hace estar sanos tanto física como psicológicamente.

Una persona que padece depresión suele tener niveles de hormonas de “felicidad” bajos, los cuales pueden ser subidos mediante una alimentación adecuada y una actividad física acordes a su condición física actual.

Lo que trato de explicar tanto en el post anterior de la adrenalina y este post de la noradrenalina es que el cuerpo no entiende de calorías sino de hormonas y qué un porcentaje muy alto de las hormonas del cuerpo son sintetizadas por el cuerpo a través de alimentos grasos y proteínas.

En el siguiente post (tercera parte y última parte: preentrenos) explicaré qué suplementos y alimentos son interesantes a la hora de utilizarlos en periodos de definición y ganancia de masa para aumentar niveles hormonales óptimos que nos ayuden a aguantar mejor periodos de dietas más restrictivas como en definición, al igual que también nos puede ser útiles en periodos de mucho estrés. Y como no, para poder hacer entrenamientos más eficientes.

¡Espero que este post os ayude a afrontar muchísimo mejor vuestra vida diaria!

¡Muchas gracias a todos los lectores pressbanquistas y mil gracias a los que me apoyáis después de cada post, un saludo!

Twitter – @Press_Banca
Facebook – Press Banca Fitness
Instagram – @pressbanca

Volumen de entrenamiento de fuerza en la hipertrofia muscular

Hoy en Press Banca Fitness os dejamos un post de Ismael Galancho.

¿Es la variable más importante? ¿Hemos pasado de sobrevalorarla a infravalorarla o viceversa? ¿Realmente todas las programaciones llevan al mismo beneficio cuando se iguala el volumen de entrenamiento?

Como siempre digo, además de los beneficios para la salud que presenta el entrenamiento de fuerza (de lo que tanto he escrito), las adaptaciones morfológicas del músculo esquelético inducidas por el ejercicio de fuerza, como la hipertrofia, van directamente asociadas con las variables de entrenamiento aplicadas. Estas incluyen la intensidad del ejercicio, el descanso entre series, velocidad, orden de ejercicios, tipo de ejercicio, frecuencia semanal y volumen.

Un diseño bien planificado y programado debería manipular estas variables adecuadamente para aprovecharnos de los beneficios que nos otorgan de forma óptima, segura y eficiente.

Sin embargo, muy a menudo, el volumen de entrenamiento es descuidado, a veces debido a la falta de tiempo del sujeto y otras veces por la sobrevaloración del entrenamiento, es decir, “con esto me vale ya porque si hago más sobreentreno”, ya me entendéis.

Sin embargo, sabemos que existe una relación en forma de “U” invertida entre el total de trabajo/volumen y respuestas fisiológicas adaptativas al entrenamiento. En otras palabras, el entrenamiento de fuerza puede tener un efecto dependiente de la dosis hasta que se alcance un determinado umbral, en cuyo caso el efecto inicialmente se estabiliza y luego disminuye drásticamente si se continúa con dicho esfuerzo, llegando a ser perjudicial y favoreciendo la aparición de sobreentrenamiento y lesiones.

Entonces… ¿cuál es el volumen óptimo de entrenamiento de fuerza? ¿De qué otras variables depende? ¿Es igual según objetivo que busquemos? ¿Qué diferencias debemos tener en cuenta entre los diferentes perfiles de sujetos?

¡Saludos pressbanquistas!

Twitter – @Press_Banca
Facebook – Press Banca Fitness
Instagram – @pressbanca

¿Es necesario entrenar pesado?

¿Es necesario entrenar pesado?

Recientemente se publicó un meta-análisis de los efectos de altas repeticiones vs bajas repeticiones sobre la hipertrofia, fuerza máxima sobre 1 repetición y la fuerza isométrica (1).


Se descubrió que el entrenamiento de bajas repeticiones y altas cargas conducía a mayores incrementos en la fuerza máxima; pero, el entrenamiento con repeticiones altas y carga baja también aumentó el 1RM de forma significativa, solo que no tanto.

Sin embargo, la pregunta es, ¿fue simplemente por una mejor familiarización con las cargas altas y una mejor adquisición de habilidades, coordinación, etc… la razón por la cual el entrenamiento con cargas altas fue mejor para la fuerza sobre el 1RM? ¿O fue resultado de una mayor capacidad para producir fuerza?

El metanálisis no encontró diferencias en la fuerza isométrica entre los grupos de altas repeticiones y bajas repeticiones, lo que indica que la capacidad de producir fuerza puede no ser diferente entre las condiciones de carga.

Ciertamente es posible que alguien que entrene con cargas ligeras se ponga al nivel (con respecto a la fuerza en 1RM) de alguien que estaba solamente entrenando con cargas pesadas con bastante rapidez si comenzara a entrenar más pesado. Después de todo, es una aplicación básica del Principio de Especificidad, y la razón por la que los atletas de fuerza alcanzan su pico de forma para competir usando cargas pesadas y no se presentan a una competición habiendo entrenando únicamente con altas repeticiones. Pero al principio de un macrociclo o lejos de la competencia, podrían haber estado utilizando perfectamente altas repeticiones.

Entonces la respuesta a la pregunta en el título es, no, entrenar pesado no es necesario para ganar fuerza. Pero realmente deberíamos preguntar; ¿Son las cargas altas necesarias para “maximizar” las ganancias de fuerza? Porque en este caso la respuesta sería un rotundo sí.

Conclusiones: La hipertrofia se da de manera similar en un amplísimo espectro de rangos de repeticiones. La mejor manera de mejorar la fuerza con respecto al 1RM a corto plazo es entrenar con cargas altas, pero el trabajo de altas repeticiones también tiene su lugar y puede ayudarte a aumentar la fuerza con respecto al 1RM hasta cierto punto. No te cierres con un rango de repeticiones, todos los rangos de repeticiones tienen beneficios y todos deben utilizarse en el contexto correcto.

Referencias

[1] https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28834797

Optimiza el tiempo de tu entrenamiento

¡Buenas tardes pressbanquistas!

Hoy volvemos a escribir otro artículo del profesor Salvador Vargas. ¡Espero que os sea interesante la lectura!

Optimiza el tiempo de entreno con poco tiempo disponible

En la misma línea de buscar trabajos y soluciones efectivas para gente que tiene poco tiempo disponible, es decir sujetos que buscan la estética desde la recreación, tenemos el estudio de (Ciccone, Brown, Coburn, & Galpin, 2014). En él nos hablan del posible intercambio de ejercicios, es lo que llaman estos autores, “Series alternas vs. Series clásicas”. En este estudio se compara un entrenamiento tradicional de sentadillas al 80% RM con 3 minutos de pausas entre series contra el mismo entrenamiento pero con la diferencia de realizar en los descansos de 3 minutos de las series de sentadillas, series de press banca y remo con barra (apoyando el pecho).

Se midió el número total de repeticiones en las series de sentadillas con la misma carga, la potencia máxima, potencia media y el pico máximo de fuerza reactiva.


Los resultados indicaron, que en la última serie de sentadillas el protocolo tradicional al fallo resultó en un mayor número de repeticiones, así mismo la potencia media también fue superior en el tradicional. Según los autores, esto nos indica que si persigo trabajar al fallo buscando estrés metabólico aumentando el número de repeticiones no interesa hacer ejercicios entre series y mucho más cuando el perfil de este entreno (estrés metabólico) se hace con una pausa menor de 3 minutos, por lo que se cumpliría en este aspecto la creencia popular de una perdida de volumen total en la serie, aunque hasta 2 series si que podría hacerse.

No obstante no todo es negativo, es decir desde la recreación y en la sociedad en la que vivimos y por supuesto, en la medida de alternativas que “nos ahorren” tiempo” que es una de las premisas de esta página, no todo el mundo tiene interés por incrementar la potencia media (mucho menos desde la estética) y tampoco debemos ir al fallo siempre. Quiere decir esto que en situaciones con poca disponibilidad de tiempo, como las fechas en las que estamos, navidad, pascuas o en vacaciones de verano, otra solución para no dejar de entrenar minimizando el tiempo es la realización alterna de series de miembro superior e inferior procurando pausas de 3 minutos entre ambas, intercalando cada 1,5 minuto el trabajo del hemisferio superior y del inferior.

Además esta técnica no es algo nuevo, ya se utilizaba en culturismo hace décadas, de hecho la encontramos reflejada en la Enciclopedia del Culturismo (1992) de Arnold. La idea aquí pasa por no hacer los entrenos tan aburridos en los grupos musculares que nos cuestan más trabajo hacer, por afinidad, por pereza o por falta de tiempo, tal es el caso de los gemelos o las abdominales, en el ejemplo que nos propone Arnold. Trabajarías 1 serie de gemelos entre series por ejemplo el pectoral, de manera que cuando acabas de entrenar este grupo muscular llevas acumulada unas pocas series y tan solo te quedaría “rematar la faena” con los gemelos.

En lo personal las series alternas me parecen una manera muy útil para el trabajo de dominadas. Es decir hay quien le cuesta hacer 4-5 series de dominadas seguidas aunque la pausa sea de 3-4 minutos, por eso puedes ir intercalando una serie de dominadas al acabar cada ejercicio de dorsal, de esta manera cuando acabas el entreno tienes tus 3-4 series hechas con pausas más completas (“verás como rindes más en las dominadas que haciéndolas seguidas”).

Salvador Vargas Molina
MTX-College
Prof. University of Wales
Lcd. Ciencias Actividad Física
(Nº Colegiado: 58.248)

Bibliografía

Ciccone, A. B., Brown, L. E., Coburn, J. W., & Galpin, A. J. (2014). Effects of traditional vs. alternating whole-body strength training on squat performance. J Strength Cond Res, 28(9), 2569-2577. doi: 10.1519/JSC.0000000000000586

Arnold Schwarzeegger & Bill Dobbins. (1992). Encicopedia de Culturismo. Editorial Martinez Roca. ISBN 84-2701613-1

¿Te duelen los antebrazos al entrenar espalda o bíceps?

¡Buenas tardes pressbanquistas!

Hoy en Press Banca Fitness os vamos a dejar un post de Víctor Senovilla que nos ha parecido interesante para nuestros lectores.

DOLOR DE ANTEBRAZO AL REALIZAR ESPALDA Y BÍCEPS

Sucede a menudo que al trabajar la espalda, y más concretamente en agarres pronados, que el antebrazo (supinador largo) se fatiga antes que el enorme dorsal ancho.

Para evitar esto se ha propuesto trabajar más el antebrazo para así hacerlo resistente.

Desde mi punto de vista en este caso es más importante una buena educación del agarre, ejerciendo la presión necesaria y la mejora del gesto técnico en ejercicios como jalones o dominadas. Masaje de la zona, estiramiento e hielo responden muy bien.

Y finalmente modificar hacia agarres neutros, supinos o mixtos que permitan ejecutar un mayor número de series.

Por Víctor Senovilla.

¿Llevas muchos años en el gimnasio estancado?

¿No mejoras? ¿Estás estancado?

Si llevas 3-4… años consecutivos en el gimnasio y no creces, a veces se nos pasa por alto lo más básico, lo primero que tienes que hacer es ANOTAR tus cargas en cada ejercicio.

Teniendo en cuenta que las adaptaciones neurales se dan en su mayoría al principio, debes centrarte en trabajar “prioritariamente” en rangos 5-8 RM (no significa que no se utilicen los otros rangos, que de hecho es conveniente ciclarlos).

Tu “misión” será levantar más kilos en cada ejercicio, ese es TU RETO, porque en el momento que ganes más fuerza será a consecuencia de un mayor aumento y número de miofibrillas, es decir, a más kilos levantados, MÁS MÚSCULO = MÁS TENSIÓN MECÁNICA.

Entrenamiento intenso, aumentando cargas y una dieta personalizada de cara a conseguir nuestro objetivo.

Salvador Vargas Molina
MTX-College
Prof. EADE-University of Wales
Lcd. Ciencias Actividad Física
(Nº Colegiado: 58.258)

¿Cómo plantear el período off season en deportes de fuerza?

¡Buenos días pressbanquistas! Hoy os vamos a dejar un artículo sobre esa época lejos de competición, lo que ahora llamamos “off season“. Espero que os sea interesante, lo escribe un crack como Víctor Senovilla.

La pretemporada en los deportes de culturismo, mens physiquique, bodyfitness y bikini.

Es probable que un practicante de estas modalidades deportivas, incluso con varios años de experiencia, jamás haya oído la palabra pretemporada, mientras en cualquier otra modalidad del deporte de competición su planificación y manejo se hace imprescindible, no solo por su capacidad preparatoria sino también como preámbulo en el diseño de un año o macrociclo de entrenamiento.

Intentando definir escuetamente las partes de las que se compone un macrociclo de entrenamiento, bien sea un año competitivo o uno de preparación para un objetivo concreto, en el caso de un deportista recreacional, podemos hablar de tres momentos bien diferenciados a lo largo de él. Estos son: pretemporada o periodo preparatorio, temporada o periodo competitivo y post-temporada o periodo de transición.

La temporada o periodo competitivo es el de mayor extensión en el tiempo, compuesto por un número mayor de mesociclos (conjunto de microciclos), compuestos por microciclos (normalmente semanas o ciclos de entrenamiento), que se diseñan para alcanzar los objetivos finales propuestos por entrenador y deportista. Tanto la fase de pretemporada como la fase de post temporada adquieren una importancia relevante, y su planificación debe llevarse a cabo con precisión, tanto para favorecer la reintroducción del deportista a las fases más complejas como para favorecer un descanso activo o relativo al final del año.
En algunos casos el inicio de la temporada para estos deportistas viene precedido por una lesión, por lo que este trabajo de readaptación tiene además especial interés.

Podemos definir los objetivos básicos del culturismo como dos, un desarrollo muscular más o menos elevado en función de la modalidad practicada y a su vez óptimo (hipertrofia y equilibrio
de las proporciones) y un porcentaje de masa grasa muy bajo (4 – 10%) necesario durante las competiciones, momento en el que se debe exhibir el cuerpo.

A diferencia de otros deportes que necesitan entrenar la fuerza y la potencia siempre a expensas de la táctica y la técnica específica, en el caso de este conjunto de deportes el trabajo de la fuerza, en diferentes rangos de intensidad, es el medio para la consecución de resultados, junto con un patrón dietético que se va modulando a lo largo de la temporada.

Así pues y comenzando con las recomendaciones generales que se pueden ofrecen, y dado que la planificación deportiva debe asumir el primer lugar el principio de individualización que
atiende de manera única a cada deportista, podemos establecer como objetivos de la pretemporada el desarrollo y la mejora de las habilidades técnicas, o lo que es lo mismo el perfeccionamiento de la técnica de ejecución y la inclusión de nuevos ejercicios en nuestras rutinas. Parece acertado entonces que inicialmente el número de repeticiones no sea muy bajo
y la intensidad de trabajo ronde el 50% de 10RM, progresando en los siguientes microciclos hacia un trabajo piramidal en 1x 50%, 1x 75% y 1x 100% de 10RM, una pauta similar a la que utiliza Lorme en las fases de reintroducción deportiva y que facilita un aumento progresivo de la carga.

Los objetivos de los microciclos posteriores deberían ser un aumento del volumen de entrenamiento, más series, más repeticiones y el aumento de la frecuencia de entrenamiento, una variable con grandes diferencias interindividuales dado que el ritmo de adaptación y recuperación deberá determinarse. Todo ello acompañado o bien de un aumento de la intensidad, traducido en porcentaje del peso utilizado, o un aumento de la fuerza de estímulo (Bompa): carga + tempo de ejecución + densidad (tiempo de trabajo entre tiempo de descanso).

Durante la pretemporada es común utilizar una periodización de modelo lineal, ya que los objetivos perseguidos no son los propios de la temporada y por lo tanto parece no existir una ventaja al usar un modelo ondulante, pero puede ser igual de válida una distribución de la intensidad no lineal a lo largo de los microciclos.

Desde este punto de vista se pueden programar sesiones de trabajo basadas en la hipertrofia funcional (sarcomérica) intercaladas con sesiones de hipertrofia no funcional (sarcoplasmática),
haciendo especial hincapié en la limitación de la carga utilizada en las sesiones de hipertrofia
funcional ya que de ningún modo debe olvidarse el fin preparatorio de esta fase, que podrá
tener una duración de entre 3 y 9 semanas.

El régimen más desahogado de sesiones e intensidad de las mismas permitiría también más espacio para el trabajo cardiovascular y no debería olvidarse la importancia de los estiramientos
que pueden ser una excelente herramienta no solo para mejorar la salud articular y muscular sino también para obtener una mayor ventaja biomecánica y desarrollo muscular.

Artículo escrito por Víctor Senovilla.

Referencias bibliográficas

1. Wilmore J.H., Costill D.L. (2007) Fisiología del esfuerzo y del deporte. Paidotribo, Madrid.
2. Kraemer, W. (2006). Entrenamiento de la fuerza. Editorial Hispano Europea, Barcelona.
3. Baechle, T.R, Earle R.W (2007) Principios del entrenamiento de la fuerza y del
acondicionamiento físico. Editorial Médica Panamericana, Madrid.
4. González Badillo, J.J. (2002) Bases de la programación del entrenamiento de fuerza.
Editorial Inde, Madrid.
5. Steven F. (2011). Nonlinear periodization for general fitness&athlets. Journal of Human
Kinetics, vol. 29A, págs. 41 – 45.
6. Jiménez Gutiérrez A., De Paz Fernández, J.A. (2004). La periodización en el entrenamiento
de la fuerza. EF y deportes revista digital, nº72 Buenos Aires.