¿Nos manipulan? Mala alimentación y su publicidad

Hoy os dejamos en Press Banca Fitness un artículo que nos ha gustado de Juan Revenga Frauca, escrito en “El Comidista”, sobre la alimentación actual. Anuncios que nos bombardean e incitan a nuestros pequeños a consumir alimentos procesados en exceso.

¿Qué pasaría si se siguieran las recomendaciones de la OMS sobre publicidad? Que la mayoría de los anuncios de comestibles dirigidos a los niños estarían prohibidos por exceso de azúcar, sal y grasa.

La publicidad de productos malsanos debería estar prohibida o al menos mejor regulada, sobre todo cuando su objeto es un colectivo que precisa de una especial protección, como los niños. No creo que pueda haber mucha discrepancia al respecto, pero si aún hay alguien que necesita un ejemplo de los estragos que pueden causar en ellos estos anuncios –y lo que publicitan–, solo hay que dedicar un rato al escalofriante documental Más allá del peso. Aunque está grabado en Brasil, las situaciones que se muestran son habituales y comunes en todos los países de nuestro entorno. Y sí, también en el nuestro.

Los productos cuya publicidad es urgente regular serían aquellos que aportan un exceso de azúcar, grasas y sal, o la combinación de los tres elementos que caracteriza los productos procesados con peor perfil nutricional.

Con esta idea en mente, la OMS publicó hace un año un documento que marcaba los niveles máximos de estos ingredientes aceptables para anunciar un producto destinado a los niños. Lo hicieron estableciendo una serie de restricciones en 17 categorías de alimentos: si la composición de cualquiera de estos productos excedía la cantidad de azúcar, sal o grasa marcada por ellos por cada 100g de producto, no tendrían permitido anunciarse.

En el planteamiento inicial de este artículo pensábamos encontrar seis muestras de anuncios que fueran en contra de esas recomendaciones, pero tardamos poco en darnos cuenta de que la verdadera dificultad estaba en encontrar algunos que sí las cumplieran. Veamos algunos ejemplos de anuncios desaprobados por la Organización Mundial de la Salud que, a pesar de eso, se emiten a diario.

Cereales ‘de desayuno’

Protagonistas de la categoría número 6, sobre estos cereales la OMS advierte que solo podrían publicitarse aquellos que aporten menos de 10 g de grasas totales; 15 g de azúcares totales y 1,6 g de sal. Sin embargo, los cereales Cuétara Choko Flakes superan las cantidades de grasas recomendadas y casi duplican el de azúcares, tal y como se puede contrastar en este enlace: un ejemplo que se puede extender a casi toda la gama del fabricante en esta categoría.

¿Se trata de un caso aislado? Desgraciadamente no: buena parte de su competencia tiene similares o peores valores, y sus anuncios también van dirigidos a niños y adolescentes. Como ejemplos, el caso de Kellogg’s (fabricante que ha decidido obviar la información nutricional de sus productos en su web en español) o el de Nestlé, también en casi toda su gama.

Comidas y platos precocinados o listos para comer

En su categoría, la 9, las condiciones solo permiten anunciarse aquellos alimentos que aporten menos de 10 g de grasas totales; 4 de grasas saturadas; 10 de azúcares totales y 1 de sal, además de aportar menos de 225 kcal/100g. No hay que esforzarse mucho en contrastar los valores nutricionales del catálogo de pizzas de Casa Tarradellas para descubrir que ni una sola cumple estos requisitos. Todas superan la cantidad de sal sugerida entre un 20 y un 70%, mientras el 42% supera la cantidad límite de grasa y el 75% la de calorías. Con cadenas como McDonald’s, Burger King o Telepizza sucede lo mismo, pero ahí están sus anuncios.

Helados

Los helados también tienen su propia categoría particular, la 5. En este caso la recomendación es más expeditiva: según las recomendaciones de la OMS, no deberían permitirse sus anuncios dirigidos a los niños. Sin disquisiciones: ninguno. La cantidad de anuncios que deberían desaparecer de nuestras televisiones es innumerable: solo hay que ver el que encabeza esta sección o este otro también de Nestlé, además de otras marcas como Kalise. Ninguno de ellos deberían anunciarse, en beneficio de la Salud Pública.

Zumos

Aquí la cosa se complica, ya que los zumos de “fruta 100%” están encuadrados en la categoría 4 destinada a las bebidas, que se desglosa en cuatro: 1º bebidas lácteas, 2º bebidas energéticas, 3º otras bebidas —colas, limonadas, naranjadas, refrescos, bebidas azucaradas, aguas minerales saborizadas, ya sean con azúcares añadidos o con edulcorantes– y 4º, los zumos. Como en el caso de los helados, los zumos tampoco deberían poder anunciarse, independientemente de su contenido en los ítems señalados.

La razón es que los zumos –aunque sean “100%”– representan una importante cantidad de azúcares libres en la dieta de un niño, de acuerdo con el documento de posicionamiento de la OMS Guidelines on Sugars Intake for Children and Adults. Así pues, ni los de Juver, ni los de Zumosol, ni los de Don Simón: nada de anuncios de zumo, así que imagina los requisitos para el resto de bebidas.

Quesos y similares

En la categoría destinada a los quesos –la 8– las condiciones para poderse anunciar pasan por aportar menos de 20 g de grasas totales y menos de 1,3 g de sal. El ejemplo del vídeo, La Vaca Que Ríe, cumple con las grasas pero no con el contenido en sal, igual que el resto de su gama, que en el 100% de los casos supera la cantidad de sal y en muchos el de grasas. La única excepción, los quesitos light con queso azul, que contienen 9 g de grasa y 0,8 de sal). No lo hacen mejor otras marcas como El Caserío, Babybel (cuya variante sabor cheddar es una bomba con 31 g de grasa/100 g y 1,8 g de sal) o muchas otras.

Galletas, bollería y pasteles

En la 2 nos encontramos con otra de esas categorías en la que la OMS se torna expeditiva: no hay porcentajes salvables ni opción para anunciar productos de esta categoría. Ni los de Artiach, ni los de Cuétara, ni los de Panrico, ni los de Bimbo, ni los de Lu, ni Bollycaos, Panteras Rosas, Tigretones, Phoskitos, Q’caña o Donuts. Si alguien se pregunta el porqué de este veredicto radical, que se asome a la lista de ingredientes de cualquiera de ellos: cuenta la leyenda que, si lo haces tres veces, directamente te suben el colesterol y el azúcar.

Entonces, ¿qué se puede anunciar para los niños?

Hay categorías completamente libres para dirigir su publicidad a los niños. Lo difícil, curiosamente, ha sido encontrar anuncios de estos productos. Nos referimos por ejemplo a la categoría 13, que incluye carne fresca y congelada, aves, pescados y similares o huevos. Junto a la 15 –que alude a fruta, verduras y hortalizas frescas o congelada– son las únicas que gozan de total libertad para hacer anuncios dirigidos a los niños. Esos se pueden contar con los dedos de una mano: sirva como ejemplo el del plátano de Canarias.

¡Espero vuestras opiniones pressbanquistas!

Trucos alimenticios de Arnold Schwarzenegger

Hoy en Press Banca Fitness os vamos a dejar detalles de cómo concebía Arnold en su época la alimentación de cara a maximizar la masa muscular.

Todo está sacado del libro “The education of bodybuilder”.

Hay cuatro grupos básicos de alimentos. Usted debe ser consciente de
incluir algo de cada uno en su dieta diaria.

Por orden de importancia:
1. Leche y productos lácteos de queso, requesón, yogur y suero de leche.
2. Pescado, pollo, carne y huevos.
3. Las frutas y verduras (preferiblemente frescos).
4. Panes, cereales, grasas.

Obviamente, usted se concentrará en los dos primeros grupos, ya que
contienen los alimentos ricos en proteínas. Pero no descuidar los hidratos de carbono y las grasas. Para mantener la resistencia para entrenar, necesita combustible de alimentos y energía.


Sustituir toda la azúcar refinada por miel. Evitar pasteles, tartas, dulces,
papas fritas y aperitivos envasados. Satisfaga su antojo de dulces con
fruta fresca.

Aquellos lectores que deseen bajar de peso pueden hacerlo fácilmente con sólo recortar los dulces, como he sugerido, por comidas equilibradas con más proteínas, y un programa de ejercicios. Sin embargo, si quieres crear músculo aquí tienes mi idea de dieta:

El secreto del rápido aumento de peso es un alto contenido de proteínas y alto contenido calórico.

En el tema de las comidas:

Seis comidas pequeñas al día (en lugar de tres grandes) es buena forma para el consumo de proteínas. La dieta que sigue está basada en el principio de frecuentes comidas y suministros de 300 gramos de proteínas diaria.

Un ejemplo, de una dieta estructurada por Arnold en su época podría ser:
DESAYUNO

3 huevos; ¼ – ½ libras de carne de res o solomillo, 2 piezas de pan tostado con mantequilla, 2 vasos de leche entera.

MEDIA MAÑANA
Medio sándwich de carne, 1 huevo duro, 1 vaso de leche.

ALMUERZO
1 sándwich de carne roja,  otro sándwich de queso, 2 vasos de leche, y  fruta.

MERIENDA
1 huevo duro, 3 rebanadas de queso, 2 vasos de leche.

CENA
½ a ¾ libras de carne roja, patata al horno con mantequilla, ensalada, maíz, vegetales y 2 vasos de leche.

SNACKS ENTRE HORAS
Bebida de la proteína: 2 vasos de leche, ½ taza de sólidos de proteína de leche sin grasa, un huevo, ½ taza de helado. Mezclado todo en una licuadora.

Arnold diseña este tipo de dieta para atletas que trabajen o estudien y le sea más fácil comer cada dos o tres horas su ración proteica.

Hemos evolucionado mucho en tema de entrenamiento y nutrición pero hay mucha verdad en como concebía Arnold la alimentación que debía llevar un culturista para ganar masa muscular. Y él lo hacía más por experiencia propia que por rigor científico. Un pionero sin duda en este deporte.

¿Qué como los días que no entreno?

Esta pregunta es frecuente y hoy vamos a tratar algo que parece evidente pero no lo es…

Normalmente cometemos un error muy grave y es elegir el día que no entrenamos para hacer nuestra comida trampa.

Lo ideal sería que si haces una comida trampa a la semana (lo ideal sería no hacerla), es que sea un día en que entrenamos y nuestro gasto calórico sea mayor. Si hacemos nuestra comida libre el día que no entrenamos nuestro balance calórico será mucho más alto dado que no hemos hecho actividad física alguna y son calorías demás.

 

Por lo que desde Press Banca Fitness recomendamos que los días que no entrenes, reduzcas tu ingesta de hidratos de carbono dado que no vamos a entrenar y por lo cual no necesitamos esa energía. Para contrarrestar deberíamos ingerir más proteínas (carnes, pescados, huevos…), y más grasas buenas (pescado, aguacate, frutos secos…).

En resumen, los días que no entrenamos deberíamos rebajar las calorías que ingerimos en nuestra dieta normal del día a día.

Cuida tu alimentación y verás resultados inmediatos en tu físico.

¿Qué come un futbolista? ¿Cuál es la dieta que siguen los jugadores de fútbol? ¿Cuáles son las claves de la nutrición de un jugador de fútbol?

¿Qué comen los jugadores del Atlético de Madrid?

En la actualidad y en los últimos años el equipo madrileño está rayando a un gran nivel, pero… ¿donde está el secreto aparte de tener una gran plantilla y un magnifico entrenador? Sin lugar a dudas una de las claves es la dieta que siguen los futbolistas.

El famoso doctor y nutricionista Antonio Escribano es el encargado de seguir el plan nutricional de los jugadores del club del Manzanares, pero ¿Qué come un futbolista? ¿Cuál es la dieta que siguen los jugadores de fútbol? ¿Cuáles son las claves de la nutrición de un jugador de fútbol?

Desde Press Banca Fitness os vamos a mostrar algunas claves de la alimentación de los jugadores del Atlético de Madrid para mantenerse en forma y recuperar en el tiempo más rápido posible.

¿Qué comen los jugadores tras un partido?

Principalmente recargan el glucógeno perdido mediante pastas y frutas. Normalmente comen pizza justo al terminar el partido y algunas piezas de fruta.

Los jugadores de fútbol deben estar entre un kilo arriba o debajo de su peso ideal, no se pueden disparar en un aumento de peso dado que la velocidad es muy importante en el fútbol, ni adelgazar mucho dado que disminuiría su fuerza. Por lo tanto, deben tener una dieta equilibrada durante todo el año para estar en su peso óptimo.

¿Qué comen los jugadores de fútbol en el día a día?

La dieta de un futbolista profesional de primer nivel no es una dieta estricta ni mucho menos, debe ser una dieta equilibrada y sana. Comer bien es la clave. Su dieta está compuesta por carne, pescado, patatas cocidas, huevos, pasta, arroz, legumbres, verduras, frutas y lácteos. Respecto al pan, se prefiere que sea integral.

Como ven es algo normal. Solamente las pizzas después de los partidos se puede considerar “fuera de lo normal”, pero después del esfuerzo y el gasto calórico no hay problema.

Suelen evitar las salsas, y otros aderezos. Completamente prohibido el alcohol en temporada por supuesto. También intentan evitar los fritos y los dulces.

Cada jugador tiene dieta personalizada, dado que no todos son iguales ni todos tienen los mismos gastos calóricos. La individualización es algo muy a tener en cuenta.

Durante los descansos de los partidos, los jugadores del Atlético de Madrid toman las famosas papillas de verduras e hidratos de carbono del Doctor Escribano, así como bebidas energéticas.

Un ejemplo de un día normal de la dieta de los jugadores del Atlético de Madrid podría ser así:

Desayuno: Leche semidesnatada, café o té. Tostada de pan integral con aceite de oliva, cereales y una pieza de fruta.

Almuerzo: Pasta al huevo, carne blanca y ensalada.

Postre: Ensalada de frutas variadas.

Merienda: Un vaso de leche semidesnatada, una pieza de fruta y un sándwich vegetal.

Cena: Menestra de verduras, pescado, y ensalada.

Postre: Yogurt natural o fruta.

(Las ensaladas suelen contentar patatas cocidas, arroz o pastas).

Hay que tener en cuenta que los jugadores de fútbol hacen un trabajo cardiovascular considerable, además de trabajo funcional y del gimnasio.

Habrá jugadores que cumplan más o menos con la dieta que le impone el club, pero normalmente durante la temporada suelen hacer las cosas bien. Si juegas al fútbol puede ayudarte este tipo de dieta a tu rendimiento deportivo.

La alimentación de Arnold Schwarzenegger

Desde los primeros archivos con consejos nutricionales, Arnold ya decía que una persona de estatura media necesita medio gramo de proteína por libra de peso corporal por día (lo que equivale a un gramo por kilo), pero que un culturista debería consumir por lo menos 2 gramos por kg. En los años 70, e incluso antes, él recomendaba fuentes de proteína animal, como huevos, pescados, carnes y productos lácteos, por ser las mejores fuentes de proteínas para los culturistas.

Arnold enfatizaba la importancia de todas las comidas como fuentes primarias de vitaminas y minerales en su dieta; pero el también usaba suplementos de vitaminas y minerales para maximizar la cantidad nutricional a ser ingerida de estos nutrientes.

Arnold tomaba 6 comidas por día durante su carrera como culturista.
– Su plan diario de alimentación los años 70 consistía de 3 comidas completas alternadas con 3 comidas más leves.
– La ingesta total de calorías en periodos donde él quería ganar peso era de 5000 calorías por día, que ofrecía 300 gramos de proteína.
– Los batidos de proteína y otros suplementos compuestos de nutrientes siempre formaban parte del plan nutricional de Arnold; su mix favorito eran 2 vasos de leche, 1/2 taza de leche desnatada en polvo, un huevo y media taza de helado, y mezcladas en su shaker; estas bebidas de proteína eran muchas veces sustituidas por alimento sólido.
La consistencia nutricional era la clave del plan alimenticio de Arnold.

El análisis nutricional

Los consejos nutricionales de Arnold desde los años 70 aún confieren con las reglas de oro que los culturistas hacen y recomiendan hoy día; y aunque Arnold tuviera una sólida comprensión de la ciencia nutricional del culturismo de la época, lo más importante era su instinto y poder de observación.

Mucho de lo que nosotros sabemos hoy sobre nutrición no era conocido o ampliamente reconocido en aquella época; y gran parte de los conceptos de nutrición de Arnold que fue cuestionado en la época, más tarde probó ser verdadero, tanto en términos generales de su dieta y en sus especificaciones, como también en el consumo de proteínas y proporciones de macro nutrientes.

Siempre Arnold ha reconocido la importancia de la nutrición en el culturismo, pero lo hace menos detalladamente en comparación a sus consejos para el entrenamiento. La nutrición puede ser el eslabón más débil de muchos culturistas, pero este simplemente no era el caso de Arnold; el entendió lo básico de la nutrición y cuidó de manera eficiente su día a día alimenticio, sin embargo no enfatizó ese aspecto como muchos culturistas lo hacen, o como él incluso lo hacía cuando el tema era el entrenamiento.

Los suplementos son sólo suplementos; Arnold siempre suplementaba con proteína, vitaminas y minerales, sin embargo, confiaba más en los alimentos básicos para obtener la mayor parte de sus nutrientes. A pesar de que sus batidos de proteína de la época eran diferentes de los de hoy, el concepto era el mismo.

De vuelta a la época del Arnold, los batidos de proteína tendían a ser intragables con polvos de bajo nivel que tenían que ser mezclados con alimentos como leche, huevos y plátanos, para mejorar su sabor y principalmente su valor nutricional.

Los batidos de hoy día contienen un conjunto de proteínas de increíble calidad y en la medida precisa para construir músculos.

Aun así, Arnold creía en tomar batidos de proteína líquida como medio de maximizar la construcción muscular; pero él estaba errado sobre sólo algunas cosas; Arnold entendía la importancia de las grasas, y aunque recomendara fuentes de grasa buena, como nueces y aceites saludables, él también recomendaba mayonesa, que contiene altos niveles de grasa saturada, pero todo es relativo cuando se entrena duro y se crece descomunalmente… Las grasas saturadas son importantes para aumentar los niveles de hormonas como la testosterona, y su reputación de no ser saludable e incluso prohibido para culturistas está comenzando a cambiar; aunque es mejor según nuestra comprensión sobre el tema mantener los conceptos actuales, seguir algunas reglas para mantener los niveles de testosterona y utilizar nuevos suplementos con ingredientes naturales que elevan o mantienen esos niveles de algunas hormonas importantes para el crecimiento muscular.

Conclusión:

La planificación nutricional de Arnold los años 70 era básica y certera, incluso cuando llevamos en cuenta todo lo que nosotros aprendemos sobre nutrición deportiva desde su época. A su programa nutricional le faltaba sólo los suplementos sofisticados, y esto porque ellos no estaban disponibles, pues no existían.

Aún, es seguro decir que no importa la época, ningún otro competidor podría haber quitado ventaja sobre él, desde el punto de vista nutricional. Los instintos nutricionales de Arnold, su conocimiento y aplicación demostraron que él hacía lo mejor en su programa de nutrición, independientemente de la época en que él compitió.

FUENTE: Ejerciciosyrutinas

Síguenos en Twitter “@Press_Banca” y en Facebook “Press Banca Fitness