Cardio en ayunas para quemar grasa

Hoy en Press Banca Fitness os dejamos un artículo del profesor Salvador Vargas, sobre el cardio en ayunas.

Cardio en ayunas, ¿es el mejor método para perder grasa?

12032794_10154115973147147_4395934798201188471_oSe siguen leyendo comentarios, blogs y diferentes post en internet que desvalorizan el cardio en ayunas sin tener en cuenta bajo que contexto se puede utilizar, con quien y en que momento de la temporada, la escasa documentación científica junto con las contradicciones de los estudios y las diferentes y pequeñas muestras de población, (Horowitz et al. 1999) no al cardio en ayunas Vs. Horowitz et al. 1997) sí al cardio en ayunas. El último estudio de Schoenfeld (2014), realizado sobre dos grupos de 10 mujeres NO encuentran diferencias significativas en la quema de grasas en ninguno de los dos grupos (en ayunas o ingiriendo alimentos), ni por supuesto pérdida de masa magra, además abogando al HIIT como mejor opción.

Por otro lado Gentil (2016), nos dice que las franjas de trabajo en aeróbico extensivo “no sirven para nada”, es decir que el trabajo de Jeukendrup y Achten realizado en 2001 “es un absurdo”. Además pone como ejemplo el estudio de Krause et al. (2014) donde nadie obtiene pérdida de grasa en las “franjas de trabajo” (fatmax) y otro estudio de Tan et al. (2016) que entrenaron durante 10 semanas en franja de trabajo aeróbico 1 hora 5 días semana donde tampoco se encontraron resultados satisfactorios. En otro estudio Schwindling et al. (2014) encuentran una oxidación de grasas igual si se hacía en la “franja quema grasas” o fuera de dicha franja por lo que este autor considera esta estrategia una pérdida de tiempo y recomienda también el HIIT.

¡Menos mal que nos que queda el HIIT! o al menos hasta ahora, Tucker et al. (2016) acaban de publicar este mes un trabajo donde comparan entrenamiento en estado estable (30 minutos al 80% FCpico) con dos protocolos uno en sprint a intervalos y el otro de pero no es el único estudio con estas conclalta intensidad donde se concluye una igualdad en los protocolos, usiones, (Macpherson et al. 2011; Sandvei et al. 2012; Martins et al. 2015; Sim et al. 2015), tampoco ven diferencias.

Pero es que incluso hay estudios donde son superiores el trabajo continuo a HIIT (Nybo et al. 2011) mientras que Hottenrott et al. (2012) encuentran más favorable el HIIT que el trabajo estable.

Por tanto ¿HIIT, trabajo estable-franjas de trabajo, cardio en ayunas?

Como podemos observar NO se puede generalizar, no se puede “sentenciar” a ninguna de las metodologías para la reducción de grasa y abocarla al NO ABSOLUTO, debemos ser consecuentes y utilizar el sentido común para aplicar cada metodología a cada sujeto y en cada momento (y ojo porque para el objetivo de cambio en la composición corporal iría indisolublemente unida a la estrategia nutricional), puesto que TODAS pueden ser factibles de utilización, la “experiencia” te va reportar una capacidad de decisión y de acierto que no te da un papel, por tanto ambos deben ir de la mano, pero claro algunos escriben sin haberse puesto el chándal.