¿Cómo mantener la forma en vacaciones?

¡Buenas tardes, pressbanquistas!

Se acercan las vacaciones y son muchos los clientes y lectores que nos preguntan cómo pueden plantear las vacaciones para no echar por la borda el trabajo de meses, y dado estas dudas, nos hemos decidido a escribir un post dando unas pautas, consejos u opinión sobre cómo puedes disfrutar de unas merecidas vacaciones y que no sea un impedimento para tu progresión.


¿Cómo mantener la forma en vacaciones? 

Nos vamos a centrar en tres aspectos fundamentales: el entrenamiento, la dieta y el descanso.

Empezamos por el primero, el entrenamiento.

En primer lugar, habría que ver la planificación que tenemos anual de nuestros entrenamientos, cuanto tiempo nos vamos de vacaciones, cuales son nuestros objetivos, y demás circunstancias. Pero cómo no podemos abarcar todos estos contextos, nos vamos a centrar en las dudas que nos plantean nuestros clientes. Sujetos que llevan meses haciendo las cosas bien, con una programación de entrenamiento y plan nutricional al detalle, que se van de vacaciones con la familia o amigos durante una semana o diez días.

¿Qué recomendamos respecto al entrenamiento?

Depende mucho del cliente y del plan de sus vacaciones. Salvo que venga con una carga de trabajo descomunal y no le sea más perjudicial que beneficioso, nosotros recomendamos mantener un mínimo de actividad. ¿Qué mínimo de actividad? Aquí hay muchas opciones, desde un neat alto, pasando por entrenamientos sin material o si el cliente puede, seguir un entrenamiento en el gimnasio de la ciudad donde vaya. Esta última opción, a veces, puede ser difícil según los planes, pero es una opción buena, sobre todo para los que nos encanta entrenar y visitar gimnasios de otros lugares. Sino, como hemos dicho, mantener un neat elevado (andar, correr…) o hacer un entrenamiento tipo HIIT sin material. Que nos mantenga activos durante esos 7-10 días de vacaciones. Eso sería lo ideal.

Pasamos al otro pilar, la dieta. 

Aquí es donde suele venir el descontrol, que unido a una inexistente actividad física hace que al volver de vacaciones veamos cómo hemos dado unos cuantos pasos atrás en nuestros objetivos físicos. ¿Qué podemos hacer? Al igual que el entrenamiento, hay que buscar opciones, ser imaginativo y adaptarse. Es cierto, que según el lugar elegido para pasar las vacaciones será más fácil o más difícil optar por alimentos de calidad, pero esto es, según las circunstancias lo que recomendamos. Desconectar de la dieta, pero sin colarse. Basando nuestra alimentación en productos lo más sanos posibles y de mayor calidad. Sin pesar la comida cómo venimos haciendo, pero controlando y siendo conscientes que atiborrarnos no es más que un trastorno alimenticio. Disfrutar, pero con cabeza. Ese sería el resumen. Si viajas por España, por ejemplo, no tienes problemas en eso, fuera ya habría que investigar más. Pero todo es posible.

Tercer pilar, el descanso. 

Aquí es donde podemos dar un vuelco a la situación, y si hacemos medianamente bien los dos factores anteriores, poder aprovechar para bien, nuestras vacaciones. Haciendo que nuestro físico lo agradezca.

Vivimos en la sociedad del estrés, de las prisas, de no tener tiempo ni casi para respirar, y es aquí en vacaciones, donde podemos relajarnos, evitar este estrés diario y disfrutar. Es clave en una programación anual poder hacer esto. Regenerar sobretodo mentalmente, y poder afrontar la vuelta con ganas y pilas cargadas.

Por lo que por lo general, si estabais haciendo las cosas bien durante todo el año, no tenéis porqué temer a unas vacaciones, podéis disfrutarlas y hacer las cosas bien. Vuestro cuerpo os lo agradecerá.
¡Espero que os haya gustado, qué tengáis una gran semana, pressbanquistas!

Artículo escrito por @r9press

Twitter – @Press_Banca
Facebook – Press Banca Fitness
Instagram – @press_banca

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *