La importancia de la Vitamina D en deportistas de fuerza e hipertrofia

¡Buenas noches pressbaquistas! Hoy, después de algunas semanas sin escribir, os vamos a dejar un artículo de Ismael Galancho sobre la vitamina D. ¡Espero que os sea interesante!

LA IMPORTANCIA DE LA VITAMINA D EN DEPORTISTAS DE FUERZA E HIPERTROFIA

“Y para la prevención de la sarcodinapenia…”

La vitamina D se considera más que una vitamina, ejerciendo más como una hormona esteroide que como una vitamina en sí misma, ejerciendo efectos de amplio alcance que van mucho más allá que sus conocidos efectos sobre la mineralización ósea que siempre se le han adjudicado. Un alto porcentaje de la población parece tener déficit de vitamina D y parece ser que la deficiencia de la misma se ha asociado con mala salud muscular, dolor musculoesquelético, sarcopenia, miopatía, caídas, etc. Esta deficiencia ha demostrado estar relacionada, además de lo ya mencionado, con una variedad de resultados psicológicos y de salud adversos, tales como pensamientos suicidas, depresión, deterioro cognitivo y un mayor riesgo de cáncer. Además numerosos estudios confirman una alta deficiencia de vitamina D en deportistas de todo el mundo independientemente de país, tipo de deporte, edad, sexo o condición.

La vitamina D ejerce sus efectos sobre los tejidos a través del receptor de la vitamina D (VDR), un factor de transcripción que se activa por la 1,25-dihidroxivitamina D para regular la transcripción de genes y que no ha sido fácil de encontrar.
La forma hormonalmente activa de la vitamina D, la 1,25-dihidroxivitamina D, parece que desempeña un papel crítico en el cuerpo humano y regula más de 900 variantes de genes. Estas expresiones de genes, han demostrado tener un impacto significativo en ciertas variables relacionadas con el rendimiento, tales como la inflamación inducida por el ejercicio, los genes supresores de tumores, función neurológica, la salud cardiovascular, metabolismo de la glucosa o la salud ósea. Es posible que niveles de vitamina D ligeramente por encima del rango de referencia normal, puedan aumentar la función del músculo esquelético, disminuir el tiempo de recuperación del entrenamiento, aumentar la fuerza y la potencia y elevar la producción de testosterona, etc. Es decir, que en definitivas cuentas parece aumentar el rendimiento deportivo. Por lo tanto, mantener los niveles altos de vitamina D podría resultar beneficioso para el rendimiento deportivo.

Por último, la deficiencia de vitamina D parece tener efectos catabólicos en el tejido muscular, provocar debilidad muscular y perjudicar la contracción muscular, lo cual podría poner en peligro el rendimiento deportivo. A pesar de esto, gran parte de los deportistas también tienen déficit de esta vitamina.


.
Varios estudios parecen evidenciar que la 1,25-hidroxivitamina D, la forma hormonalmente activa de la vitamina D, aumenta la diferenciación miogénica y la proliferación celular de mioblastos, a la vez que regula a la bajar la miostatina y aumenta la folistatina.

Además hay evidencia que apoya la idea de que el aumento de esta vitamina puede aumentar la producción de testosterona en hombres, lo que indica que los suplementos de vitamina D podría tener un potencial ergogénico a través de la potenciación de la producción endógena de testosterona.
El mecanismo de acción de esta vitamina en el aumento de síntesis de testosterona en hombres parece estar relacionado con dos procesos: Por inhibir la aromatización de la testosterona y en segundo lugar, parece que se ha localizado VDR en testículos humanos y se ha demostrado que puede mejorar la unión de testosterona con los receptores de andrógenos. Este efecto aumenta la velocidad a la que los andrógenos se pueden unir a las glándulas productoras de testosterona que resulta en mayores concentraciones de hormonas esteroides, que conduce a un aumento de la hipertrofia del músculo esquelético y la fuerza

Existe evidencia de que la vitamina D3 podría también aumentar tanto el tamaño como el número de fibras musculares tipo II. Estos resultados parece que sólo se han podido demostrar en mayores de 65 años de edad, algo que nos inclina a dotar de la merecida importancia que tiene esta vitamina para prevenir la sarcopenia. Tenemos que tener en cuenta que una persona de 65 años de edad sintetiza casi 3 veces menos vitamina D3 que una persona de 20 años, lo que en mi opinión cobra aún más importancia eso de exponerse al sol, algo que parece obvio sobre todo en países como en España pero que no se hace tanto como pensamos, o que debido a un exacerbado miedo creado a la exposición solar debido a sus posibles efectos adversos, que de manera exagerada han creado conductas de rechazo a dicha exposición solar, se convierte en algo muy preocupante desde el punto de vista de la salud general.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *